SI CUANDO UNO DE TEIS SALE AL CAMINO PASA LO QUE PASA

OS VENIS CONMIGO?


"Definitivamente no cambias de plan, NO TIENES PLAN! Te dejas llevar para donde sople el viento..." SMS de Noé en Rumanía.
"Donde hay un deseo hay un camino" Dicho africano, Javier Reverte en Vagabundo en África.
"Be Nothing...and them you live." Krishnamurti

viernes, 13 de agosto de 2010

El Amor V (Krishnamurti)

Si usted no ha logrado el amor-no en gotas pequeñas, sino en abundancia-, si no está rebosante de amor, el mundo irá al desastre. Usted sabe intelectualmente que la unión de la humanidad es esencial, y que el amor es el único camino; pero ¿quién le va a enseñar amar? ¿Alguna autoridad, algún sistema?, algún método? Si alguien le dice cómo, ya no es amor. ¿Puede usted decir: "Me dedicaré al ejercicio del amor, me sentaré día tras día a pensar en él; lo practicaré siendo bondadoso y amable, y esforzándome por darles mi atención a los otros"? ¿Quiere usted decir que puede disciplinarse para amar, ejercitar su voluntad para amar? Cuando usted se adiestre para amar mediante la disciplina y la voluntad, el amor se escapará por la ventana. Con la práctica de algún método o sistema, puede volverse extraordinariamente perspicaz o más amable, o llegar a un estado de no violencia, pero eso nada tiene que ver con el amor.

En este mundo desolado, violentamente dividido, no hay amor porque el placer y el deseo desempeñan los papeles más importantes; no obstante, sin amor la vida cotidiana no tiene sentido. Y no puede haber amor si no hay belleza. La belleza no es algo que usted ve: no es un hermoso árbol, un cuadro bonito, un bello edificio o una hermosa mujer. Sólo hay belleza cuando el corazón y la mente conocen el amor. Sin amor y esa sensación de belleza, no hay virtud, y usted lo sabe muy bien; haga lo que haga, ya aporte mejoras a la sociedad, ya alimente al pobre, estará creando más daño, pues sin amor sólo habrá violencia y pobreza en su corazón y en su mente. En cambio, cuando hay amor y belleza cualquier cosa que haga estará bien, estará en orden. Si usted sabe amar, puede hacer lo que quiera porque el amor resolverá todos sus problemas.

Así que hemos llegado a este punto: ¿puede la mente dar con el amor? Sin disciplina, sin pensamiento, sin esfuerzo, sin ningún libro, sin ningún maestro o líder alguno; dar con él como cuando uno se encuentra ante una hermosa puesta de sol.
A mí me parece que una cosa es absolutamente necesaria, y esta es la pasión sin motivo, pasión que no es resultado de algún apego o compromiso, pasión que no es sensualidad. Un hombre que no sabe lo que es la pasión, nunca conocerá el amor, porque el amor sólo puede surgir cuando hay un total abandono de sí mismo.

Una mente que busca no es una mente apasionada. Encontrarse con el amor sin buscarlo es el único camino para llegar a él; encontrarse con él sin darse cuenta y no como resultado de algún esfuerzo o experiencia. Un amor así, usted descubrirá que no pertenece al tiempo; tal amor es tanto personal como impersonal, es a la vez único y múltiple. Como ante una flor que exhala su perfume, usted puede aspirar su fragancia o pasar de largo.
Esa flor es para todos y sobre todo para aquel que se toma el trabajo de olerla intensamente y de mirarla con deleita. Ya se encuentre uno muy cerca, en el jardín, o se halle muy lejos, es lo mismo para la flor, porque está llena de ese perfume y así lo comparte con todos los demás.
El amor es algo nuevo, fresco, vital. no tiene ayer ni mañana; está más allá de la agitación del pensamiento. Sólo una mente inocente puede conocer el amor, y una mente así puede vivir en el mundo que no es inocente. Descubrir eso tan extraordinario que el hombre ha buscado incesantemente a través del sacrificio, de la adoración, de la convivencia, del sexo, a través de cualquier forma de placer y de dolor, es sólo posible cuando el pensamiento llega a comprenderse a sí mismo y cesa de manera natural. Entonces el amor no tiene opuesto, entonces el amor no tiene conflicto.
Usted puede preguntar: "Si yo encuentro el amor, ¿qué pasa con mi esposa, con mis hijos, con mi familia? Ellos deben tener seguridad". Cuando usted plantea semejante cuestión, es que nunca ha salido del campo del pensamiento, del campo de la consciencia. Una vez que haya salido de ese campo, nunca hará tal pregunta, porque entonces conocerá el amor en que no existe el pensamiento y, por supuesto, tampoco el tiempo. Usted podrá sentirse hipnotizado y fascinado al leer esto, pero ir realmente más allá del pensamiento y del tiempo -lo cual significa trascender al dolor- es darse cuenta de que existe una dimensión distinta llamada amor.


Pero usted no sabe cómo llegar a esta fuente extraordinaria; por tanto, ¿qué hace usted? Si no sabe qué hacer, uno no hace nada, ¿verdad? Absolutamente nada. Entonces usted está internamente en completo silencio. ¿Comprende lo que esto significa? Significa que usted ya no está buscando, ni deseando, ni persiguiendo nada; no hay centro en absoluto.

Entonces hay AMOR.

FIN

(continuación del capítulo "El Amor" Del libro Libérese del pasado de J. Krishnamurti, la primera parte está aquí )

3 comentarios:

  1. Aqui está la última entrega de EL AMOR, como os recomendé a los que os prometí escribirlo algún día y a los que os ha interesado un poquito, osw recomiendo imprimirla y leerla con calma, exprimiendo a fondo el sentido de las palabras de este sabio, viéndose a uno mismo en las relaciones que mantiene, sin examen, sin crítica, con corazón, y llamándole a las cosas por su nombre.
    Para mi ha sido un placer transcribir este capítulo( ha sido más un trabajo interior que de dedos), es uno de mis capítulos favoritos, y en el viaje por Rumanía lo solía leer bastante, en montañas, habitaciones y trenes...llevarlo encima y cuando el corazón os lo pida leerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jiddu Krishnamurti y Nitya.

    Mi hermano ha muerto;
    éramos como dos estrellas en un cielo desnudo.
    Él era igual que yo:
    la piel tostada por el cálido Sol
    en la tierra de suaves brisas,
    oscilantes palmeras,
    y ríos de agua fresca;
    donde son innumerables las sombras,
    y hay cotorras y papagayos de vivos colores.
    Donde las copas verdes de los árboles
    danzan bajo la refulgente luz del Sol;
    donde hay dorados arenales
    y mares de color verde azulado:
    donde el mundo vive bajo el peso del Sol,
    y la tierra cocida es marrón mate;
    donde el arroz verde
    centellea cautivador en las aguas limosas,
    y los cuerpos tostados, desnudos, brillan
    libres en el resplandor deslumbrante.
    La tierra
    de la madre que amamanta a su hijo al borde de la carretera;
    del devoto amante
    que trae en ofrenda vistosas flores;
    del santuario a la orilla del camino;
    de intenso silencio;
    de paz inmensa.
    Murió;
    lloré en soledad.
    Allá adonde iba, oía su voz
    y su risa alegre.
    Buscaba su rostro
    en cada caminante
    y a cada uno preguntaba si había visto a mi hermano;
    pero ninguno de ellos podía darme consuelo.
    Rogué,
    recé,
    mas los dioses guardaban silencio.
    No me quedaban ya lágrimas;
    no me quedaban sueños.
    Lo busqué en todas las cosas,
    en todos los países.
    Lo oía en el susurro unísono de los árboles
    llamándome a su morada.
    Y luego,
    en mi búsqueda,
    apareciste Tú,
    Señor de mi corazón;
    sólo en Ti
    vi el rostro de mi hermano.
    Sólo en ti,
    mi eterno Amor,
    veo los rostros
    de todos los vivos y de todos los muertos.

    El Canto de la Vida, 1931.
    Krishnamurti 100 años de Sabiduría, Evelyne Blau.
    http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Suso, gracias por el enlace, me ha encantado el texto. La parte final sobre todo, así que voy a dejar de hacer nada, simplemente no voy a buscar el amor. En verdad todo lo que dice nos llega dentro, al menos a mí, porque si desnudamos sin remilgos nuestros sentimientos, si nos analizamos interiormente y prestamos atención a la verdadera fuente de nuestra pena, lo que encontramos tras eso es nuestro ego. Cuando hacemos comparaciones o creamos dependencia en nuestros seres queridos, estamos impidiendonos amar y ser amados. Besitos y gracias

    ResponderEliminar

palabras del camino

Cosas del camino...