SI CUANDO UNO DE TEIS SALE AL CAMINO PASA LO QUE PASA

OS VENIS CONMIGO?


"Definitivamente no cambias de plan, NO TIENES PLAN! Te dejas llevar para donde sople el viento..." SMS de Noé en Rumanía.
"Donde hay un deseo hay un camino" Dicho africano, Javier Reverte en Vagabundo en África.
"Be Nothing...and them you live." Krishnamurti

viernes, 4 de junio de 2010

Sobre mis tenis pastel

(De lo escrito en mi cuaderno de viaje)

Es curioso como funciona la mente con cosas tan superficiales, como el calzado...
Mis tenis-pastel han sido y seran un rompedero de cabeza, desde el instante de comprarlos. No llevo nada bien ir de tiendas y siempre espero al ultimo momento y lo acabo haciendo a correr.
En este caso me lleve mi número de toda la vida, el 42, que resulto que me quedaban justinis, cosa que descubrí en un paseo al centro, 4 km de nada, andando como si pisara huevos. Hasta tuve que quitarme las plantillas para poder volver en bus.

Al lunes siguiente fui a la tienda con mis tenis-pastel en su cajita, tras pasarle un trapito humedo a las suelas. Poca fe teníamos (por aquel entonces seguían la historia de mis tenis-pastel: mi madre, hermana, Iria, Lu, Pali y todo aquel que me encontrara aquel fin de semana), pues eso, que poca fe teníamos en que me cambiaran unos tenis que se veían semiusados, a la par que nuevos.

-...pero estos tenis están usados, como te voy a cambiar algo usado?
-Claro...baje hasta Isac Peral, sino como voy a saber si me valen para andar? Tuve que subir en bus porque iba muerto, me quedan justos. (las caras un poema)
-Pero como te voy a racoger algo usado?piensa en el próximo cliente que venga a por estos tenis, le doy algo usado (no había caido en eso)
-Y que hago yo, me como estos tenis, anduve un poco y se me hincho el pie, y ahí me di cuenta que me quedan justos...
-Bueno, has venido con la verdad, veamos que se puede hacer para que no salga nadie perjudicado. Tengo un producto que puede limpiar las suelas y que queden nuevas. Pásate mañana a ver como esta la cosa.
-Está bien, gracias.

En el fondo de mi alma sabía que aquellos tenis eran un pastel. Daba igual el número, los que me apretaban medio se descosieron con la mínima caminata urbana hasta el centro, así que no podían ser muy buenos.

Aiii como soy. Habia tenido en mis pies unos tenis-diamante, esa misma semana, en Santiago cuando visité a Blankita , no quise comprarlos, porque eran el doble, el doble de unos tenis pastel que no resultan, pero el doble al fin y al cabo.

Aquí es donde empiezo a ver mi mente funcionar. Me han y me he educado, improntado, guiado en mil discursos, que sin quererlo, y muchas veces sin saberlo, dirigen mi vida: No malgastar, ecología, consumo responsable, tiendas de barrio, respeto al medio, austeridad, y que más se yo...varias de esas programaciones intervinieron en mi decisión...y atrapé!

Mis tenis-pastel no aguantaron ni el primer asalto a la montanha en Retesat . al llegar a Sibiu ya metian agua por unos incipientes boquetes que se iban abriendo en la parte interna, a la vez que se iban soltando las costuras. Así cada día de lluvia es un suplicio, porque en mi viaje sin facturación sólo había sitio para un calzado y unas sandalias de caminata.
(Continúa akí...)

2 comentarios:

  1. Ay, Suso, como decía mi abuela, "a veces lo barato es caro".

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Que razon tenian, tienen y tendran las abuelas...

    ResponderEliminar

palabras del camino

Cosas del camino...